Lecciones


A veces la vida te devuelve mucho más de lo que te mereces. Lo bueno de trabajar en un hospital pequeño es que a veces tienes la posibilidad de deshacer los entuertos. Hace un tiempo escribía sobre un momento en el que perdí los nervios e hice las cosas como no debía. El otro día ese mismo paciente vino a consulta y con más calma y más tiempo (tampoco mucho) conseguimos entendernos y disculparnos mutuamente. Creo haber aprendido y que estas cosas no vuelvan a pasar.

Por otro lado, y tras tener la primera complicación seria de mi carrera que yo sepa, la paciente que venía a hacerse una prueba “rutinaria” y a la que tuvieron que operar de urgencias esa misma noche me ha dado una lección de humanidad absoluta con cada visita que la he hecho. Espero no hacerle muchas más, lo que significaría que ya está en su casa.

Suena Tim Posgate; Dylan’s dream

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s