Polipectomía moralizante


Hace un tiempo leí una entrada en el fantástico blog Endoscopia Digestiva, que trata sobre las exploraciones complicadas que cuando salen con relativa facilidad te llenan de moral y te dan las fuerzas para continuar haciendo tu trabajo, sobre todo los días que es más difícil estar aguantando todas las difcutades que aparecen en el día a día.

En los últimos tiempos hemos tenido un par de casos en los que el tamaño de los pólipos dificultaba la extirpación, pero con paciencia y cuidado conseguimos extirparlos, evitando una cirugía a los pacientes.

Aquí os dejo unas fotos de los pólipos y de las escaras que dejaron.

Aquí vemos un pólipo de unos 3 cm. polilobulado, con una base de implantación amplia. inyectamos suero glucosado al 5% teñido con índigo carmín extirpándose en un tiempo, fulgurando tan sólo un pequeño resto adenomatoso.

Aquí vemos otro pólipo de unos 25 mm. con una base muy amplia. Se elevó también con SG 5% y se extirpó, en este caso en 2 tiempos dada la amplitud de la base, pero como vemos dejó una escara muy limpia sin restos adenomatosos.

Anuncios

Es mejor meter el dedo que meter la pata


Esta entrada no está basada en ningún artículo, y ni siquiera he realizado una búsqueda para saber la validez real del tacto rectal para descartar el cáncer de recto, por lo que esta entrada será una de Medicina basada en la Experiencia, un tipo de Medicina que no es mi preferida, pero que hay veces que es necesario hacer un poco de caso.

Hace poco he leído dos entradas en blogs sobre el tacto rectal, en el contexto del cáncer de póstata y el marketing en el mismo tema y me decidí ha escribirlo. En los últimos meses, han llegado varios pacientes a realizarse una endoscopia digestiva baja (colonoscopia o rectosigmoidoscopia) por rectoragia, y al realizarse el tacto rectal para la prueba se palpa una masa que se confirma como cáncer de recto al introducir el endoscopio.

Una vez visto el tiempo de espera de estos pacientes, no creo que la demora modificara las posibilidades de curarse de ninguno de ellos, pero la verdad es que la sensación de que se podían haber acelerado las cosas, con lo que esto conlleva, sobre todo en cuanto a tranquilidad por parte del paciente, me lleva a insistir en que ante cualquier sangrado rectal, se debe hacer una exploración de la región perianal para valorar lesiones en esa zona (fisuras, hemorroides…) y un tacto rectal para valorar la mucosa y descatar la existencia de masas palpables.

Así, que recordad el título de la entrada y que es más cómodo para el tacto rectal proctológico, a postura en decúbito lateral (tumbado sobre el lado)